Monte HermosoTurismo

Inflación sin freno – Monte 24 Turismo y Noticias

El FMI aprobó la primera revisión del acuerdo con la Argentina, lo que asegura un nuevo desembolso, por unos US$4000 millones que desde este lunes fortalecerán las reservas del BCRA. También admitió el desvío en las metas trimestrales en medio de la crisis por la guerra. Pero, alertó que los riesgos excepcionales están más vigentes que nunca para que el país por lo que pidió extremar las medidas acordadas.

En el informe técnico que acompañó la aprobación formal del directorio del FMI, de más de 100 páginas, los funcionarios del organismo dejaron en claro que esos peligros, incluida la alta inflación, “no pueden ser completamente mitigados a través del programa diseñado o planes de contingencia”.

Remarcaron que para cumplir con las metas anuales, ratificadas, el Gobierno tiene que “reforzar los esfuerzos” para bajar el gasto público. “Se requieren de políticas fiscales más rígidas en la segunda parte del año a través de una reorientación de los gastos, que den lugar a una mayor erogación en subsidios energéticos y asistencia social”, indica el documento.

A la vez, reclama un enfriamiento de la demanda interna y que las tasas de interés se muevan en terreno positivo para promover el ahorro en pesos. Remarca la necesidad de reducir los subsidios energéticos y al transporte público como uno de los mecanismos para que el gasto primario termine el año en el 2,5% acordado.

Las metas entre la Argentina y el FMI tras la primera revisión del acuerdo, aprobado el viernes 24, incorpora nuevas proyecciones de crecimiento del PBI e inflación. (Foto: FMI)

Qué recetas recomienda el FMI a la Argentina para eludir los peligros detectados

Entre los riesgos detectados por el FMI para la Argentina, la alta inflación tiene un capítulo central. En ese sentido, advierte que “si no es abordada, puede alimentar descontento social y debilitar el apoyo político al programa” acordado con el Fondo.

Además de bajar la inflación, el FMI cree crucial el mantenimiento de la política monetaria y cambiaria, con tasas de interés positivas (que le ganen a la inflación), y un tipo de cambio competitivo (que el dólar se mueva con el IPC), para profundizar el mercado de deuda en pesos y reducir la asistencia al Tesoro por parte del BCRA, a la vez que refuerza las alicaídas reservas.

Enfatiza que los subsidios a la energía deben bajar, que las tarifas se muevan en línea a costos de la electricidad y el gas en los próximos años y remarca la necesidad de contar con un plan a mediano plazo para reformular el sector energético local, que el Gobierno elabora con el Banco Mundial y cuya conclusión se estima para septiembre de 2022.

Por otra parte, reitera la importancia de avanzar en reformas estructurales convenidas, como mejorar la recaudación impositiva y la efectividad de los regímenes contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

La inflación en el centro de las alertas del FMI

Sobre la inflación, la revisión del programa con el FMI incorpora cambios en los objetivos, en parte por el impacto de la guerra en Ucrania de los precios de la energía y alimentos.

Así, la inflación esperada para 2022 pasa al rango de 52% a 62%, contra el 38% a 48% de lo estimado en marzo.

Para 2023, en tanto, el FMI ubica la tasa de inflación anual entre 46% y 54%, contra los 34%/42% previstos inicialmente. Lo mismo pasa para 2024: espera un IPC anual entre 40% y 44%, cuando en marzo preveía estuviera entre 29% y 32%.

El informe ejecutivo del Fondo sostiene que el impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania le suma a la inflación local 15 puntos a la tasa anual estimada.

“Las proyecciones asumen una reducción en la tasa de inflación mensual para lo que resta del año respaldado por políticas fiscales y monetarias más estrictas junto con cierto debilitamiento de la economía mundial”, indica el reporte.

Pero alerta que “los riesgos al alza son grandes. Sigue siendo un proceso de desinflación gradual. asumido, incluso más allá de 2022, en el contexto de una demanda de base monetaria moderada”.

Los subsidios subirán más de lo previsto en 2022 y eso obliga al Gobierno a achicar partidas de otras áreas para cumplir con el FMI. (Foto: informe ejecutivo FMI)

El FMI admite un alza de los subsidios a la energía

La implementación de la política energética sigue siendo clave, dice el FMI, que enumera las alzas de 42% que surgieron de las audiencias públicas para quienes no cuentan con tarifa social, en línea con los salarios de 2021, y de la segmentación para quitar subsidios al sector de mayores ingresos.

La eliminación de esos subsidios “se adoptará gradualmente a partir de junio, aunque persisten los riesgos de implementación o acciones legales”. sostiene el informe del FMI.

“El gasto de Argentina en subsidios energéticos está entre los más altos de la región: son los más altos detrás de Venezuela, mientras que las tarifas energéticas entre los más bajos”, sostiene.

Las importaciones de gas por barco y sus altos costos llevaron al Gobierno y al FMI a aumentar las previsiones para los subsidios energéticos de este año.

Apunta que por la suba en los costos de la energía, los subsidios serán mayores en 2022 que los previstos en el acuerdo de marzo: 2,6% del PBI, un alza de 0,4 puntos porcentuales desde lo originalmente estimado.

Ante la situación, refuerza la necesidad de avanzar “hacia la eficiencia energética, incluso a través de mejores vínculos entre las tarifas y los costos” a fin de reducir los subsidios. Para eso, recomienda a futuro que:

  • Los precios de la energía residencial deben vincularse más directa y automáticamente a la evolución de los costos;
  • Los subsidios para todos los usuarios comerciales deben ser gradualmente eliminados.

“Esto también ayudará a fomentar la conservación y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”, sostiene el FMI para el cual una reformulación del sistema energético argentino, debe ser prioridad.

En ese marco, para fines de septiembre debe estar completado el plan “de mediano plazo para fortalecer el sector energético argentino, que se hace en conjunto con el Banco Mundial.

Deuda en pesos en el centro de la preocupación del FMI

En medio de la alta volatilidad de los mercados, el FMI entiende prioritario fortalecer el mercado de deuda en pesos como mecanismo de financiamiento del Tesoro, y para que reducir al máximo la asistencia del BCRA.

Pero, reclamó acciones para “mitigar los riesgos de refinanciamiento”. La advertencia cobra relevancia en medio de la baja de los bonos en pesos y el vencimiento de este jueves 30 de junio y que sumaban $600.000 millones antes del canje de títulos de la semana pasada, que ahora alcanza a unos $243.425 millones.

El presidente del BCRA, Miguel Pesce, busca cumplir con una meta de acumulación de reservas pactada con el FMI más que exigente. (Foto: AFP)

“La credibilidad del ancla fiscal debe ser fortalecida para asegurar a los mercados que la confianza en la política monetaria, con el financiamiento del presupuesto será limitado (a menos del 1% del PBI) en 2022, y apaciguar las preocupaciones de sostenibilidad.

Para eso, indica el FMI que “una aplicación más fuerte del nuevo marco de política monetaria y una mejor alineación de las tasas de mercado (incluidas las letras del Tesoro) debería ayudar a estimular la demanda de activos en pesos y el relativo atractivo de los instrumentos de la deuda pública”.

“Estos esfuerzos, al apoyar también una reducción de la inflación, ayudarán a extender los vencimientos y reducir dependencia de instrumentos vinculados a la inflación, que son apropiados en el actual contexto volátil”, completó.

 

Fuente:TN

fuente: Pagina 95

Monte 24 noticias

Comenntarios de Facebook

Show More

Related Articles

Back to top button
Close
Close